23 jul. 2011

Nowhere is safe.

Ahora o nunca, solo tienes que darle al “pause”, pararte un poco antes de seguir, no es malo. Piensa en todo lo que te ha pasado, lo bueno y lo malo. Las fiestas, tú y yo. Los amigos y la familia. El dinero que has perdido y que has ganado. Las personas que se fueron y dejaron una herida en tu corazón, pero otras vinieron y te sacaron una sonrisa en los momentos malos. A la mala compañía mándalas a la salida, a la puerta por la que una vez entraron, y a las buenas, intenta cuidarlas, no des más pasos en falso. Aprende que las aves vuelan y los peces nadan, aprende a confiar,  a pararte un poco, unas milésimas de segundo, y pensar. No existen medicinas para curar la pena, ni un maquillaje para tapar una cara triste, pero existe un modo infalible de conseguir la felicidad gratis, sonreír, esa es la mejor medicina para todo. Puedes reírte de muchas cosas, sobre todo de ti misma. Ahora estoy aquí, escuchando música,  parada y escribiendo esto, pensando en que alguien lo leerá alguna vez y me hará caso, pero a quien quiero engañar, vamos corriendo por la vida sin pararnos a pensar en nada, ni en nadie, y así se hace larga y aburrida, la vida es mejor cuando la vivimos a nuestra manera. Ahora puedes continuar, acordándote siempre de unas bonitas palabras que seguro que ya has escuchado: te quiero. Y olvidándote de otras que habrás oído, pero que es mejor no escuchar: te odio. Vamoooooos, no te pares tanto, continúa ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario