16 sept. 2011

uoo


Parece que nada es suficiente, tener el mundo a tus pies y seguir mal, sin sentido, sin rumbo, dando vueltas en la misma rotonda, no saber dejar ir las cosas, llorar con los ojos secos, sentir que esta acabando con tigo, cada día, cada instante, es horroroso, pero inevitable.
Él es tu vida.
Una vida que te pertenece, y te haces adicta, a el y a sus besos. Pero después de lo bueno siempre viene algo malo, y sí, ocurre. Ocurre que no puedes hacer absolutamente nada para cambiar lo ya hecho, el sentimiento de culpabilidad y de trizteza te come por dentro hasta dejarte vacía, fría y antipática.
Y darte cuenta de que vivir así es una condena, pero el resto del mundo le importa una mierda tus sentimientos, pues este es un buen momento para recordar que la vida siempre tendrá otros planes distintos a los tuyos.

                                                                                                                                                                       -Anónimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario