19 nov. 2011

No temas murmuré “Nuestro destino es estar juntos” Me sentí repentinamente sobrepasada por la verdad de mis propias palabras. Este momento era tan perfecto, tan correcto. No había forma de dudarlo. Sus brazos me envolvieron, Estrechándome contra él… Sentía como si cada terminación nerviosa de mi cuerpo fuera una corriente eléctrica. “Por siempre” acepto. 


-Amanecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario