17 nov. 2011

Siempre lo mismo, la misma historia, ya cansa. Mientras unos vienen a tu vida, otros se van. Los echarás de menos, sí, pero tienes a otros.
Ahora mismo el andén esta vació, se oye de lejos las pisadas de la gente en el agua mientras buscan una puerta de embarque, o a las jóvenes que van a la universidad rebuscando su billete en el bolso. Nadie que te interese. Miras al rededor una y otra vez, esperando que uno de esos que un día se fue y no volvió esté delante tuya al girar la cabeza. Ya la has girado, no hay nadie.
Necesito morfina. Ya, no puedo mas con este vacío, me siento sola, abandonada. Puedes conocer a 2000 personas en tu vida, saber de ellos de vez en cuando y ver como avanzan, pero al final, cuando te vas a la cama con el mac en la mano pensando en mantener una buena conversación sobre música con alguien que comparta tus gustos, acabarás pensando en aquella persona que desde que una vez te hizo sonreír, ahora sueñas con el todas las noches, y, claramente, te levantas sonriendo y feliz.
El es un artista, tu eres su pintura y su pincel. Crees en los cuentos de hadas y seguramente el cree porque tú crees, te quiere, por siempre y para siempre.
En unos minutos llegarás, y ya ves como en la estación, un chaval joven, conocido tuyo te espera con una radio antigua en lo alto de la cabeza esperando a ponerte tu canción favorita, a agarrarte por la cintura y a besarte. Te sientes feliz y sonríes. ¿Y que si se han ido? Tu artista está esperando pintarte.

1 comentario:

  1. Me encanta... es realmente precioso *_*
    te sigo, espero que te pases por mi blog :·
    http://situnotequieresquientevaaquerer.blogspot.com/

    ResponderEliminar