27 ago. 2013

To him.

Que yo conozco tus idas y venidas. Que solo yo sé cómo te sientes conduciendo carretera adelante sin importar lo más mínimo a donde vamos. Con New Kid In Town de Eagles de fondo. A toda voz cantando nuestra canción. Que solo yo lo sé, porque solo yo lo comprendo. Que yo entiendo lo mucho que necesitas que la cafeína corra por tus venas para escribirme como Neruda, "veinte poemas de amor y una canción desesperada". Que solo yo, no ella, conozco cómo te sientes cuando perfilo el paraíso de tu cuerpo, el cosquilleo de tu estómago con mis labios carmesí dejando marca sobre los tuyos, la sensación de unir los lunares de tu espalda con la yema de mis dedos.

Que aún no sé porqué te escribo todo esto, porqué derrocho tinta y palabras, si estas cartas en tu buzón, solo cogerán polvo. Que sé poco y pregunto demasiado, cuando realmente la única respuesta es que dejaste de quererme. 

Porque tu tren, avión o coche, se perdió entre la niebla que llenaba todos mis días desde que tú te rendiste, desde que tú mirada cansada dejó de estar conectada con la mía. Que te fuiste dejando un vacío letal. Irreemplazable e insoportable. 

Ya no hay luna que llene mis noches, aunque tampoco tendría con quien compartirla. Cabrón, que dejas que me hunda entre las palabras que mi corazón llora cada atardecer. Sola. Que no sabes lo que es querer tanto a alguien que duele, y no sabes lo que duele querer tanto a alguien que ya no está.

Espero que algún día tengas el valor de leerme, como yo tengo la valentía suficiente para dejarme la vida escribiéndote. 


6 comentarios:

  1. Lau, joder, la piel de gallina me has dejado.
    Esa sensación de que alguien desaparezca, así.. dejándote simplemente de querer pero tan de repente.
    Me llena de pena, de verdad.

    Y tus palabras, tan acertadas como siempre.

    Te admira,
    Mir.

    ResponderEliminar
  2. Ea y luego Lau no escribes bien (Caca de WA para ti).
    Yo en temas así no sé lo que se siente pero siempre que leo tus entradas, aunque no tenga experiencia en esa situación, lo comprendo. Me meto en la piel de la persona que habla y me dejo llevar por lo que escribes.

    Sigue así cosita guapa.

    Te quiere, Marta.

    ResponderEliminar
  3. Wow. Realmente, Lau, no me esperaba una entrada así. Me he indentificado demasiado, joder. Especialmente con el final del texto. Me siento tan así... Espero que la inspiración te siga llegando, porque quiero leerte más y más a menudo.

    "Y no sabes lo que duele querer tanto a alguien que ya no está". Exacto.

    Con mucho amor,

    Lutz.

    ResponderEliminar
  4. Es genial. El texto claro, esa sensación no, es horrible.
    Yo siempre me pregunto si alguna vez me lee, si sabe que todo mi dolor se lo dedico a él, o si tan orgullosos como son piensan que no tienen nada que ver...
    Te sigo!^^

    ResponderEliminar
  5. Ay, Lau. Qué "AY". Me encanta, es precioso. Y duro. Y sobre todo, lo peor es que, probablemente, no tenga ese valor para leerte nunca. Porque nosotros los que escribimos, escribamos a quien escribamos, siempre tenemos sobres llenos de ilusiones, y casi siempre suelen ser esas cartas que se caen fuera del saco del cartero y se pierden, que no llegan nunca, y al final, quizá una tormenta, acaba con todas esas ilusiones reduciendo el sobre a nada.

    Te quiere,
    Yaiza.

    ResponderEliminar
  6. Ay, Lau. Bueno, como habrás podido comprobar en mi última entrada, sé muy bien de lo que hablas. De lo de escribirle sabiendo que seguramente no lo leerá. De lo de perder a alguien y no poder hacer nada para remediarlo. Me ha gustado mucho la referencia a Neruda, como dice Mir, has acertado.
    Sigue así, por favor.

    Te admira mucho,

    Daw

    ResponderEliminar