23 dic. 2011

asciende conmigo, vuela, vuela, alto, muy alto.

Vamos, cierra los ojos. Disfruta del momento. Mantenlos cerrados y ponte al borde del barco. Extiende los brazos, como en titanic, aunque él no te agarre por la cintura y te susurre cosas bonitas, mejor sola que mal acompañada. La felicidad y tristeza de esa soledad infinita te inunda todo el cuerpo, te va recorriendo cada vena, cada hueso, cada músculo del cuerpo, toda enterita, no sobra nada. Y mira, si respiras hondo te sentirás mejor. Ahora ábrelos y mira. Lo primero que verás será el color azul del mar que se mueve de un lado a otro y se enfría poco a poco. Luego verás el color naranja del atardecer, que va cubriendo todo el cielo, y así tu vida se llenará de colores. Y de amor.

1 comentario:

  1. Hola:)
    Te sigo, la verdad es que me encantó tu blog>.< ¿podrías pasarte por el mío y darme tu opinión por favor? Aquí te lo dejo:
    http://estoyesperandote.blogspot.com/
    Un beso, te espero.

    ResponderEliminar