26 abr. 2012

No se iba a rendir, pensaba luchar. Solo esperaba no morir en el intento.

Había continuado su vida sin él. Sopesando la idea de perdonarlo, después de tantas súplicas por parte del chico, pero sin obtener muy buenos resultados. Cansada de sus mentiras, revolvía en su cuerpo prácticamente vacío los trozos restantes de su alma, después de la explosión que provocaron sus palabras. Risueña y confiada, toda su vida había sido un camino de rosas, pero las cosas cambiaron, lo miraras por dónde lo miraras las cosas no volverían a ser iguales. Salía demasiado, y siempre acababa borracha. El hedor a alcohol le revolvía las tripas, y sacaba todo lo que le quedaba dentro, hasta la más pequeña porción de su corazón, dejando un hueco irremediablemente. Agotada, sin una ubicación fija en el mundo que la mantuviera en pie, tanto a su cuerpo cómo a su ánimo, se desplomó contra el suelo. Sentía como si plomo pesado le corriera por las venas, y se le hacía tan espesa la mera idea de levantarse que ni lo intentó. Continuó allí, sin querer dormirse, aunque tampoco podía. Sin querer moverse. Sin querer vivir. Tanto tiempo libre la ayudó a pensar, y decir que no quería vivir era algo muy descabellado, incluso para ella. Se elevó un poco, posando todo su peso corporal sobre sus hombros, apoyados en la fina hierba verde que crecía sin descanso a su alrededor. El color verde tan vivo que tenía alrededor le dio la fuerza suficiente para levantarse por completo. Pero no se movía del sitio. Sus músculos estaban entumecidos por el frío, así que no sería mala idea quedarse a descansar, aunque y había descansado suficiente, pero ella no lo pensaba igual. Después de mucho meditar, decidió no darse por vencida, buscar las respuestas a las preguntas que se adentraban en su mente. Cuando terminó de pensar todo eso, se percató de que no estaba sola. Él estaba allí con ella, echado en el suelo, en el frío y mojado suelo. Una última súplica le bastó para darle otra oportunidad, y sin más dilación, no dudó en recostarse en su torso para descansar un poco más, la diferencia es que esta vez no descansaba sola.
Cuando menos se lo esperaba, él apareció, apareció no mucho después de que se hubiera ido, aunque ella sintió como si hubiera pasado una eternidad, una eternidad infinita.


5 comentarios:

  1. Me encanta el diseño de tu blog, y me he sorprendido un montón al ver que eres del 97. ¡Escribes fenomenal, que lo sepas! Además, ha sido un punto extra ver esta foto en la entrada jajaja.
    Comienzo a seguirte, un beso:)

    ResponderEliminar
  2. ¡Oh! Muchas gracias pero en serio, sacándote dos años ya me da envidia porque yo no escribía como tú ni de lejos jaja.
    Sí que la vi, de hecho mañana vuelvo a ir :)
    A mi me gustaron mucho más el libro, la peli me decepcionó al final porque no cuenta la discusión entre Peeta y Katniss... pero tengo confianza en que las próximas películas sean más fieles y además, con lo bien que les ha ido ya verás como se las curraran gfmkmdfklbvsc. A ver si se hace corta la espera :)

    ResponderEliminar
  3. Hola guapísima tienes un blog fantastico.
    Quiero invitarte a participar en el SORTEO de PRIMARK con 4 PREMIOS de la Colección Primavera-Verano 2012.
    Espero tu visita y te ánimo a participar ya que 1 de los 4 premios puede ser tuyo.
    Un fuerte abrazo PersonalStyle.
    http://blogpersonalstyle.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Lo primero, antes de que se me olvide. Respondiendo a tu comentario en mi blog, sí, lo tachado es lo que he hecho. Yo fui a Italia de viaje de Estudios, pero me encantaría volver por mi parte, más libre, ¿sabes lo que quiero decir? Y... ¿Tu padre es italiano? :O Qué guay, una gran posibilidad de conocer más. Ah, y lo del globo aerostático, era muy pequeña, casi no lo recuerdo... jajaja ¡Pero tengo un certificado! xDD

    Y el texto, una vez más perfecto. Creo que cada vez vas escribiendo con más sentimiento. Te felicito.

    http://imaginaydesea.blogspot.com

    ResponderEliminar